Regional

Alianza del Lápiz Guárico alerta que más de 8.000 familias en el estado viven sin agua

 “Guárico pasó de ser una potencia agroindustrial a ser una potencia de sed, y es que más de 8.000 familias en nuestra entidad viven sin agua”, alertó este martes el profesor Rubén Jaramillo, presidente de la Alianza del Lápiz, en esta entidad del centro del país.

El jefe del partido de la educación en el estado sostuvo que la escasez de agua se trata de un tema altamente preocupante que además de afectar a las familias guariqueñas, pone a peligrar la cosecha de cultivos como tomate, cebolla, pimentón, entre otros, correspondiente a los meses de marzo, abril, mayo y junio. Sentenció que estos representan cerca de 30% de la producción nacional.

Desde Valle de la Pascua, Jaramillo cuestionó que familias de las principales ciudades del estado se vean obligados a pagar hasta 50 dólares por 3000 litros de agua: “En la capital del estado, San Juan de los Morros, sectores como Primero de Mayo, Camoruquito, La Morera, entre otros; les toca pagar cisternas. Lo mismo ocurre en Altagracia de Orituco, donde los habitantes de Macaira siguen surtiéndose de agua de los pozos que la comunidad cavó a orillas del rio”, condenó. 


El educador además precisó que Valle de la Pascua es uno de los municipios a los que más duro le ha tocado esta problemática. Ejemplarizó esto citando zonas como el casco central de la ciudad llevan más de 10 años sin agua. “En este municipio hoy más de 80% de sus habitantes no cuentan con el servicio, el suministro de agua va desde la represa de Tamanaco hasta la planta en Valle de la Pascua, fue instalada para atender 60 mil habitantes y hoy Valle de la Pascua tiene más de 300.000”, agregó.

“Nos volvieron a Guárico en un estado de camellos. Vemos como guariqueños han perdido la vida buscando agua en lagunas, como están los vecinos reparando las tuberías con estacas de palos. En Tucupido, en Cabruta, una población ubicada a orillas de los ríos más importantes de Venezuela: el Orinoco, no tienen suministro de agua por tubería”, advirtió.

Ante este panorama, Jaramillo cuestionó que se pretenda hacer volver a maestros y alumnos guariqueños a las aulas cuando evidentemente no están garantizadas las medidas de bioseguridad primordiales por la falta absoluta de este servicio público. Señaló que el liceo José Gil Fortuol, centro educativo más grande de Valle de la Pascua, suma más de dos años sin agua. “¿Cómo cumplen el protocolo de seguridad contra el COVID-19 los jóvenes y maestros cuando ni para el lavado de las manos hay agua en el Guárico?”, se preguntó.

Antes de finalizar, señaló que esta crisis afecta a los guariqueños que a duras penas cubren las necesidades domésticas. Según dijo, “se obliga a las familias a un gran sacrificio, si compran agua dejan de comer”.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar