Opinión

Arroz con mango: Por Williams Caballero López

Opinión.. Uno de los grandes dramas de la economía venezolana es el tira y encoje que han aplicado por años aquellos que han manejado las instancias de poder del país; y de aquellos que han sido los responsables de las políticas que vemos aplicándose en la actualidad.

La falta de coherencia se ve en las declaraciones y actuaciones de los diferentes representantes del poder. Por ejemplo recientemente el dirigente del Psuv y creo que “Protector” del estado Táchira, el ex jefe nacional del Seniat,  Vielma Mora dijo sin tapujos “el Estado debe emprender un proceso de privatizaciones” para reimpulsar la economía, a lo que Elías Jaua, quien fuese uno de los hombres claves y cercanos a Hugo Chávez, dijo que “debemos mantenernos firmes en el legado del Presidente Chávez como es la defensa de la propiedad nacional, promoción de la propiedad social y apoyo a la propiedad privada no monopólica, como está establecido en el programa del Psuv”.

Este tipo de choques políticos e ideológicos tienen un impacto en la economía. Ya sea por posiciones ideológicas que generan determinadas decisiones ejecutivas o por ser causantes de miedo entre los inversionistas, en ambos casos promueven la incertidumbre.

Igual sucede con las declaraciones del Canciller de la República, Jorge Arreaza, quien aseveró que el tema del uso del dólar corriente en la economía y el mercado venezolano es “algo pasajero”, lo cual – a todas luces – deja ver la desconexión del vocero con la realidad nacional.

Desconocer la dolarización del país o tratar de minimizarla con observaciones políticas no generan nada bueno, pues no solucionan nada y suelen agravar más los problemas.

Y, en el punto de la dolarización, es más que un hecho que el dólar terminará siendo – más temprano que tarde – la moneda oficial, pues en este momento es la que circula con libertad.

Otro caso que me llenó de alarma fue cuando, el pasado 11 de abril, con motivo a recordar los sucesos de hace 19 años atrás, algunos altos representantes del poder lanzaron metralla verbal en contra de Fedecámaras, juntamente cuando se están llegando a acuerdos de cooperación para reanudar esfuerzos en aras de salvar lo que aún se pueda salvar de la economía venezolana.

¡Entonces! Este arroz con mango, este vaivén oficial es una de las causas de la falta de coherencia en el manejo de las políticas económicas. Amén de los errores cometidos de forma sistemática por quienes controlan el “coroto”, esta dualidad agrava más la situación y evita que se  logren salidas adecuadas al caos que se vive en la nación.

Al país le urge una estrategia económica coherente y orientada a una solución viable, alejada del dogmatismo, de la ideologización y muy centrada en la realidad del mercado, en la situación de millones de venezolanos que sufren las consecuencias de las posiciones que se tomen desde la cúpula.

El país debe adoptar – y esto lo afirmo con convicción y luego de un profundo análisis – medidas como la dolarización formal de la economía, la privatización de empresas no vitales ni estratégicas para el Estado y la Nación, emprender una depuración de las empresas Estatales y retomar una cultura del trabajo desde la concepción social.

Debemos cambiar ese arroz con mango que lleva 20 años dominando la escena y transformarlo en un concepto claro de país, en una ruta definida de la economía y un compromiso de las autoridades de cumplir las metas con seriedad y responsabilidad.

La pregunta es: ¿Será posible realizarlo en la Venezuela de la actualidad y con las condiciones actuales?

¡Se tenía que decir y se dijo!

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar