Opinión

Por la salud: Por. Williams Caballero López / @wcaballerolopez

Opinión. En el camino de la vida siempre nos encontramos con diversas realidades que nos obligan a tomar decisiones y Venezuela llegó a ese punto de la encrucijada.

El presidente Juan Guaidó tiene una tarea definida, la de lograr la democratización del país a través de la reinstitucionalización del Estado, sin embargo no se puede acometer este objetivo pasando por la vida de millones de venezolanos.

Con sentido estratégico y sensibilidad humana, el presidente ponderó que lo más necesario para este momento en el país es un entendimiento con quienes ocupan Miraflores, no como un acto de renuncia o de cansancio, sino como una demostración de fuerza moral y vocación de servicio.

El presidente Guaidó, nuevamente, demuestra que es del tamaño del compromiso. Pone en primer lugar no su conveniencia política, sino las necesidades de ese pueblo que sigue a merced del impacto de la pandemia y que, como es evidente, día a día aumentan los casos de contagiados con Covid-19.

Puede comprenderse las reacciones de algunos sectores que, nublada su comprensión por tantos años de ataques por parte del régimen, no pueden asimilar rápidamente la profundidad de una medida que está centrada en proteger a millones de venezolanos y para avanzar en el dominio de la toma real de decisiones dentro del Estado nacional.

Mediante esta iniciativa, el presidente Guaidó demuestra que la crisis de salud fue mal gestionada por los usurpadores, y el hecho que quienes despachan desde Miraflores tengan la necesidad de admitir lo vital de un acuerdo, es de hecho el reconocimiento de su incapacidad para proteger solos a los venezolanos.

Esta medida está inspirada en alcanzar un beneficio real para la salud de los venezolanos. Además, este hecho está revestido de una gran significación política ya que a través de éste, ellos se ve en la necesidad de reconocer la importancia de la figura política de Guaidó, con lo cual admite que detrás del presidente legítimo de Venezuela hay un océano de pueblo que está decidido a ser libre.

El Acuerdo Humanitario es en sí mismo un revés para quienes están con el control del Estado y del Gobierno; ellos que tienen todos los recursos y todo el poder, se ven presionados a ceder, ellos que llaman «prófugo de la justicia» a Guaidó, ahora lo reconocen como presidente de la Asamblea Nacional, aquellos que se mofaron diciendo que era un «presidente por Twitter», ahora se tragan sus improperios y se sientan con él y reconocen su papel y fuerza.

Y, vale resaltar aquí que tal acuerdo firmado solo está enmarcado en la urgencia de salud nacional, mientras que en los demás temas sigue el carácter combativo de la lucha que encabeza Juan Guaidó por la libertad y el bien de Venezuela.

En conclusión, el acuerdo suscrito todo está centrado en un plan concreto de salud, segundo con éste el régimen reconoce la fuerza de Guaidó y tercero la lucha por la liberación nacional sigue igual que antes: firme y activa.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar