Opinión

Por la salud

 Opinión-. Cambio el habitual tema económico de esta columna de opinión, para enfocarme, en el presente artículo, en un tema que es prioridad: ¡La salud!

Sí, el aumento de casos positivos de Covid-19, y sobre todo en mi estado Anzoátegui, me empujan a dedicar las siguientes líneas al tema de la prevención y, sobre todo, al de la inversión en materia de salud pública.

Vivimos tiempos de pandemia; vivimos un momento muy difícil para la humanidad entera. Sin embargo, en Venezuela la situación es aún más compleja y más dramática, pues la realidad hospitalaria nacional es grave desde hace mucho tiempo, la carencia de insumos, la falta de espacios adecuados y equipados, y el maltrato sistemático contra el gremio médico, nos coloca en plena desventaja frente al Coronavirus.

Es por ello, que responsablemente – por encima de las posiciones políticas de cada quien – tenemos que apoyar toda acción nacional o internacional que repercute positivamente en el mejoramiento de los hospitales – sobre todo aquellos que están recibiendo por docenas a los pacientes con sintomatología compatible con el Covid-19.

No es momento de parcelas o de intereses mezquinos, es la hora de la salud de todos los venezolanos. Además, se le debe pedir a quienes controlan las instituciones del Estado que se aceleren todos los mecanismos para la compra de las vacunas que sean necesarias para inmunizar al personal de salud, a los venezolanos de la tercera edad y a todos y cada uno de los ciudadanos de este país.

No pueden existir venezolanos de primera – vacunados – y venezolanos de tercera – expuestos y vulnerables al virus –. Es comprensible el tema de las prioridades, no obstante el fin último es vacunar a la mayor cantidad de personas posibles, en aras de cortar la cadena de contagios.

También, es menester indicarlo, es responsabilidad de todos el de cuidarnos y cuidar a los demás. El uso correcto y constante del tapabocas, el distanciamiento social y el lavado permanente de las manos, son reglas que ya deben ser parte de nuestra vida diaria. Así de sencillo y llano.

Sobre el tema del cierre de negocios, aquí quiero ser diáfano. La economía no puede cerrarse, esto sería un grave error para todos; aquí la vía es que todos los comerciantes empleen mecanismos de bioseguridad para proteger a sus clientes y a sus empleados.

Es más peligroso un autobús repleto de pasajeros – unos pegados de otros, como sardinas en lata – que unos cuantos clientes en un espacio más amplio y ventilado. Por ende, debemos tener una visión realmente sincera de lo que pasa a nuestro alrededor.

Negar la pandemia es una tontería, enclaustrarnos de forma total y plena sería otro error. Durante el 2019 muchos se quedaron totalmente encerrados en sus casas y el resultado fue que empezó a fallecer más venezolanos por desnutrición que por Covid-19. Es decir, los excesos son peligrosos desde cualquier perspectiva.

Se tenía que decir y se dijo.

Zona de los archivos adjuntos

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar