Opinión

Viene la caballería

Recuerdo cuando era joven, o por lo menos más joven que ahora, aquellas películas donde escuchábamos una trompeta y el tropel de la caballería levantando columnas de polvo; recuerdo aquellas películas donde se repetía la frase “ya viene la caballería”.

De acuerdo con estos relatos fílmicos, la caballería siempre llegaba a salvarle la patria a la infantería; era como ese refuerzo esperado, como ese paladín que arribaba en el momento justo para derrotar a los malos de la película.

Ahora, vemos que la caballería norteamericana viene en camino en el caso venezolano, para preocupación y desgracia de aquellos que se obstinan en permanecer írritamente en el usufructo del poder en el país.

Viene la Caballería y viene comandada por el mismísimo Donald Trump, quien ha llevado la voz cantante en los asuntos con respecto a Venezuela, y quien ha declarado en infinidades oportunidades que no permitirá que un régimen genocida y criminal siga atormentando a millones de venezolanos.

La caballería gringa, viene a respaldar a esa infantería venezolana que ha luchado y sigue luchando en contra de unos usurpadores que poseen el control de las armas, han secuestrado prácticamente todas las instituciones del Estado, salvo a la Asamblea Nacional.

La Caballería viene con el afán de respaldar la gesta que ha adelantado, con estoicismo, con firmeza y con compromiso, el presidente legítimo de Venezuela: Juan Guaidó.

Las sanciones emanadas de Washington están dirigidas a socavar la estructura de corruptela que se ha institucionalizado a lo largo de los últimos 20 años en Venezuela; las medidas gringas se decidieron en la Casa Blanca con el propósito de cortarle los caminos que ha empleado Nicolás Maduro para oxigenar su régimen a costilla de la venta del oro venezolano, los diamantes, el petróleo y demás recursos nacionales que le pertenecen a todo el pueblo de Venezuela.

A Nicolás Maduro, quiera aceptarlo o no, se le viene el mundo encima; las acciones que se han decidido en el norte no tienen marcha atrás, y están cercando definitivamente a Maduro que no puede contar más con el auxilio ruso, chino y cubano.

Desde La Habana, desde hace un tiempo ya, están enfilando sus expectativas hacia una nueva vaca que exprimir: México, y esto porque saben que la vaca venezolana se secó, y que al sistema que ellos ayudaron a crear le queda muy poco tiempo de vigencia.

Esta realidad es innegable, Maduro lo sabe igual que el resto de sus “camaradas”, ellos están conscientes que ni siquiera los turcos  se van arriesgar en “ponerse en las malas con Trump” por salvar a Maduro, esta opción no existe.

La caballería se acerca, ¿no escuchan sus cascos golpeando el suelo? Se aproximan y el cuerpo se le eriza a más de uno en el Palacio de Miraflores.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar