Nacional

Williams Caballero: Un país sin producción está condenado a la anarquía económica

**Análisis económico está centrado en la reactivación de cuatro sectores fundamentales: Energético, Turismo – Pospandemia –, cafetalero y cacaotero

 Caracas. A pesar que se dice que «ningún país quiebra», Williams Caballero afirmó – en su estudio de la realidad económica venezolana – que «un país sin producción está condenado a la anarquía económica».

Recordó que durante los últimos 21 años, desde la cúpula del poder se tomaron las peores acciones en torno al tema industrial venezolano y como resultado la nación carece de una estructura productiva sana.

«Expropiaciones, quiebra de empresas, asfixia económica, toda una mezcla de caos que se generó como política de Estado. Ahora, tenemos miles de hectáreas sin cosechas, decenas de plantas industriales vacías y millones de trabajadores en la informalidad».

Dentro de la reflexión económica, Williams Caballero fue claro que uno de los grandes desafíos – en un eventual nuevo gobierno – es el de «resucitar el parque industrial» de Venezuela.

Manifestó que el país debería enfocarse en el rescate de la industria energética nacional, reposicionándose en el mundo petrolero y productor de gas y carbón, sin caer en el vicio de la monoproducción y de la dependencia de los ingresos del crudo.

Caballero añadió que además del negocio petrolero el país debería diversificarse hacia otros tres sectores que pudieran significar la renovación económica para el país como el turístico – luego de superada la pandemia – el cafetalero y el cacaotero.

«Tenemos las condiciones y bellezas naturales necesarias para ser un destino turístico por excelencia, sin embargo debemos trabajar en tres aspectos esenciales para tener éxito en el turismo: crear una cultura de la atención, seguridad al turista e inversión en materia hotelera, restaurantera y más».

Sobre el aspecto agrícola, acotó que el país pudiera desarrollar una industria cafetalera que rivalice con la colombiana y sobre el cacao resaltó que el país produce el mejor del mundo, solo que no en cantidades industriales.

Solo el trabajo y la adecuada inversión – añadió – con el aval de un Estado que respete la propiedad privada, confíe en la capacidad creadora del ciudadano y en la inversión nacional e internacional, se podrán realizar los cambios que la nación reclama, solo así Venezuela saldría del agujero que la metieron hace más de una década.

Williams Caballero comentó que el modelo socialista – aplicado en Venezuela – fracasó porque no existe ninguna forma que éste sea llevado a cabo con éxito y recalcó que la nación necesita un cambio de ideas, hombres y procedimientos para salvar lo que queda de su economía.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar